Información válida para Ecuador
Información válida para Ecuador
Buscar
Buscar

Aplicaciones Clínicas del

Carvedilol

Un Enfoque integral para el cuidado de la salud mental

ANSIEDAD Y TRASTORNOS CARDIOVASCULARES, USO DE CARVEDIL

“La FDA estipula que después de aprobar un medicamento, éste puede usarse en otras situaciones cuando sea médicamente apropiado”. Los médicos poseen el conocimiento y son quienes toman las decisiones terapéuticas de sus pacientes.

Un creciente número de artículos científicos de la literatura médica, indica que la ansiedad es un factor de riesgo independiente para eventos cardiovasculares adversos, incluyendo cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, accidente cerebrovascular, arritmias ventriculares fatales y muerte súbita de origen cardíaco1.

Individuos con altos niveles de ansiedad presentan un riesgo incrementado de padecer estas enfermedades.
Además, la ansiedad posterior a un evento cardiovascular mayor puede dificultar la recuperación y se asocia con mayor morbilidad y mortalidad1.

Esta relación entre ansiedad y enfermedad cardiovascular se ve respaldada por evidencia que sugiere que el tratamiento de la ansiedad puede mejorar síntomas cardíacos. Por ejemplo, se ha observado una correlación directa entre los niveles de ansiedad y los niveles del péptido natriurético cerebral, un biomarcador de insuficiencia cardíaca, como lo menciona la Cleveland Clinic en su página de información médica, los betabloqueantes actúan para amortiguar la respuesta de ‘lucha o huida’ del cuerpo», explica el Dr. Owens. “A menudo, cuando se piensa en ansiedad o en un ataque de pánico, este va acompañado de palpitaciones, sudoración o temblores. Los betabloqueantes pueden funcionar disminuyendo esos síntomas” 2.
Estudios de alta evidencia indican que los betabloqueadores como el carvedilol son efectivos para tratar insuficiencia cardíaca al mejorar su gravedad y reducir el riesgo de hospitalización y otros eventos adversos3. Prestigiosos psiquiatras del “The Johns Hopkins Hospital” ratifican que cuando una persona está con ansiedad, su cuerpo reacciona de maneras que pueden ejercer una presión adicional sobre su corazón. Los síntomas físicos de la ansiedad pueden ser especialmente dañinos entre personas con una enfermedad cardíaca existente. La ansiedad puede tener una asociación con los siguientes trastornos cardíacos y factores de riesgo cardíaco4:

Taquicardia:
en casos graves, puede interferir con la función cardíaca normal y aumentar el riesgo de paro cardíaco repentino.

Aumento de la presión arterial:
si es crónico, puede provocar enfermedades coronarias, debilitamiento del músculo e insuficiencia cardíacos.

Disminución de la variabilidad de la frecuencia cardíaca:
puede provocar una mayor incidencia de muerte después de un ataque cardíaco agudo.

Referencias

  1. Olafiranye, O., Jean-Louis, G., Zizi, F., Nunes, J., & Vincent, M. T. (2011). Anxiety and cardiovascular risk: review of epidemiological and clinical evidence. Mind & brain: the journal of psychiatry2(1), 32.
  2. https://health.clevelandclinic.org/beta-blockers-for-anxiety
  3. Packer, M., Fowler, M. B., Roecker, E. B., Coats, A. J., Katus, H. A., Krum, H., … & DeMets, D. L. (2002). Effect of carvedilol on the morbidity of patients with severe chronic heart failure: results of the carvedilol prospective randomized cumulative survival (COPERNICUS) study. Circulation, 106(17), 2194-2199.
  4. McCann, Una. “Anxiety and Heart Disease.” The Johns Hopkins Hospital, and Johns Hopkins Healt System, The Johns Hopkins Hospital, 2024, https://s.itoeste.com/ft9. Accessed 28 Feb. 2024.

ADVERTENCIA

El material incluido en este sitio ha sido generado exclusivamente para los profesionales de la salud con fines informativos, así como destinado a orientar sobre el uso adecuado de los medicamentos y a satisfacer sus necesidades de mayor información científica.

Si usted no es un profesional de la salud, Laboratorios Bagó le sugiere consultar siempre a un médico calificado y registrado.